jueves, 6 de marzo de 2008

Renault tiene un plan para relanzar el R28

El R28 no es un mal coche, lo que sucede es que no ha evolucionado en absoluto desde su debut en pista. Es, a día de hoy, y Super Aguri al margen, el monoplaza que menos mejoras ha presentado desde que rodara por primera vez. Por eso Fernando Alonso llegará a Australia con el cuarto coche de la parrilla. En su debut era más rápido que BMW y Red Bull. Ahora los alemanes lo han superado y el equipo de las bebidas energéticas es una seria amenaza a una vuelta. Pero el Mundial es muy largo y aún es pronto para que cunda el desánimo. De hecho, Renault tiene un plan para mejorar su nuevo monoplaza medio segundo por vuelta y acercarle a los puestos de podio.

Alonso les ha presentado todas sus dudas sobre el nuevo monoplaza y su principal problema de origen está en las suspensiones. Al eliminar de un plumazo el concepto R27, que al asturiano no le disgustaba, se han perdido algunas de sus virtudes, como una capacidad de tracción superior. Pero se ha ganado en una menor capacidad de desgaste.

Ahora llega el momento de conseguir más tracción (algo solucionado en parte por el último retoque de la suspensión trasera estrenado en Barcelona) y, sobre todo, calentar bien los duros neumáticos Bridgestone para calificación y las primeras vueltas de carrera. La escudería francesa trabaja a fondo en una suspensión que puede ser clave y que piensan estrenar en Barcelona. Se trata de un sistema similar al que estrenó McLaren el año pasado y que tan buen resultado le dio en calificación y a la salida de las curvas lentas. Ferrari tiene una geometría similar en su F2008 y su efecto es parecido al que se lograba con los prohibidos mass damper. Si el neumático se adapta mejor a las irregularidades de la pista, pierde menos adherencia y mejora sus curvas de desgaste.

Estos cambios deberían probarlos el asturiano y Nelsinho Piquet en los tres días de pruebas que se celebrarán en Montmeló después de Bahrain (14, 15 y 16 de abril), junto a unos profundos cambios aerodinámicos. En ese aspecto se está intentando limitar el subviraje congénito que perjudica la agilidad del coche.

Se ha intentado, sin éxito, con un nuevo morro. Ahora se están ensayando nuevas soluciones en el túnel de viento para mejorar este aspecto y ayudar también a la generación de carga aerodinámica en las curvas lentas. Lo malo para Renault es que les falta tiempo, y que si fallan en su ofensiva, la temporada estará perdida. De momento su estrella, Alonso, mantiene la fe en su escudería.

Fuente: As.com

No hay comentarios:

Busca en Google