viernes, 29 de febrero de 2008

Malas perspectivas para la temporada 2008 de Formula 1

La temporada 2008 de Fórmula 1 comenzará el 16 de marzo en Australia con el mismo equilibrio de fuerzas con el que se despidió en Brasil en octubre: el paso de Fernando Alonso a Renault no ha conseguido evitar el duelo a dos que se espera entre Ferrari y McLaren-Mercedes.

En las 17 carreras del campeonato anterior siempre logró el triunfo un bólido rojo o plateado. Tras lo visto durante la pretemporada, nada indica que en Melbourne se invierta la tendencia. "Hay dos equipos rivales, como el año pasado. Por detrás hay otras escuderías, con dudas sobre lo que pueden ofrecer". La sentencia es del alemán Michael Schumacher, heptacampeón del mundo ya retirado pero probador aún al servicio de Ferrari.

El propio Fernando Alonso se autoexcluyó de la lucha por el título: "Será difícil repetir los éxitos que tuvimos y naturalmente será una temporada frustrante, por no poder liderar las posiciones", aseguró en declaraciones a la emisora británica BBC. Alonso planteó nuevos objetivos para cada Gran Premio. Primero quedar entre los cinco primeros, posteriormente alcanzar un lugar en el podio, "y luego veremos", argumentó, antes de aclarar que "siempre hay motivaciones".

Para el español, la lucha por el título en el Mundial de pilotos se circunscribirá al último campeón, el finlandés Kimi Raikkonen y el brasileño Felipe Massa, ambos con Ferrari, y a los dos pilotos de McLaren-Mercedes, su ex compañero, el británico Lewis Hamilton, y el también finés Heikki Kovalaien. Pero de entre ellos, el hombre a vencer será Raikkonen, según Alonso.

Es un juicio compartido masivamente en el "paddock" tras los tests de pretemporada que concluyeron el miércoles en el Circuit de Catalunya. Aún se podrán ajustar los coches, pero la última prueba real sobre el asfalto será el viernes antes del Gran Premio de Australia, sin apenas tiempo. No parece que haya que ajustar mucho en el F2008 de Ferrari. "El progreso es claro y en todos los sentidos. El nuevo coche supera en todo al F2007. Estamos preparados para luchar por la victoria en cada carrera", confirmó Schumacher, que se olvidó de la cautela que mostraron los pilotos Kimi Raikkonen, actual campeón del mundo, y Felipe Massa.

"Será una dura batalla. (Lewis) Hamilton está muy fuerte y Alonso está mejorando con Renault. Debemos maximizar nuestra fiabilidad", alertó Aldo Costa, director técnico de la 'scuderia'. Otras voces coinciden con Costa y confían en McLaren, en especial en Hamilton, subcampeón del mundo y del que se espera que -con un año de experiencia, liberado ya de las tensiones pasadas con Alonso y con un equipo plenamente detrás de él- logre el título que se le escapó de las manos al final de la temporada pasada.

"Probablemente Kimi (Raikkonen) sea el gran favorito, pero no es seguro. Ya no es tan obvio, según los tiempos", apuntó Nico Rosberg, una de las sorpresas de la pretemporada por el avance que ha experimentado todo el equipo Williams. También ha dado un paso adelante Red Bull, con los veteranos David Coulthard y Mark Webber. Quien parece más estancado es BMW, que no se acerca de momento a Ferrari y McLaren, como era su objetivo.

En Renault, la mejora respecto al año pasado es evidente, pero está lejos de ser la soñada por Alonso, el bicampeón mundial que quiere devolver a la escudería francesa al nivel de 2005 y 2006. "Podemos salir séptimos. El podio es un sueño, no un objetivo", dijo Alonso la pasada semana en Barcelona.

Los ánimos no han variado en todo el mes, pese a los cambios en el coche. El martes, el R28 del español estrenó aletas laterales. No funcionaron y el miércoles se quitaron. Se probó un alerón delantero, se cambió el morro. Y nada.

Renault sigue estando tan lejos de la cabeza como el 31 de enero, tan lejos como estuvo el coche francés durante todo 2007. Raikkonen y Hamilton esperan tener un rival menos

No hay comentarios:

Busca en Google