miércoles, 20 de febrero de 2008

Alonso, 4º ayer en Montmelo con la amenaza de Red Bull y BMW

BMW y Red Bull serias amenazas para Alonso, pero lo que le que más preocupa es que su coche no evoluciona y es el cuarto o quinto de la F-1. El equipo que da alas ya está a su altura y la escudería alemana podría haberle superado

Red Bull es la sensación de la pretemporada. En las últimas pruebas de Barcelona y Jerez, los tiempazos de Mark Webber y David Coulthard no fueron fruto de intentos de calificación con ruedas nuevas, sino que lo hicieron al final de una tanda y con 25 pasos por meta a sus espaldas. Es decir, en la pista andaluza el australiano se quedó a medio segundo de Kovalainen sin tener la ventaja de las tres décimas que proporcionan los neumáticos nuevos. En igualdad de condiciones, la distancia habría sido sólo de dos décimas por vuelta. En esa pista fueron mejores que el Renault R28 con Alonso a sus mandos. Si tenemos en cuenta que en Montmeló, Fernando fue algo mejor, hablamos como mínimo de un empate técnico. Esto explica que el bicampeón negociara en el pasado con la escudería austriaca, y es una señal preocupante a menos de un mes del inicio del Mundial. Ayer Webber, tercero, le superó, aunque fue anecdótico en una pésima jornada en lo atmosférico (sólo dio 16 vueltas) y sin Ferrari y McLaren.

El nuevo monoplaza francés no ha evolucionado desde su debut en Cheste. Las profundas reformas aerodinámicas no llegarán hasta la semana que viene con el kit definitivo que estrenarán en Melbourne. Algo que el equipo teóricamente privado y menor de Dietrich Mateschitz sí que ha conseguido (ahí está la brillante solución de la tapa motor, que mejora la estabilidad en las frenadas), y también los BMW.

Después de un pésimo arranque, el equipo alemán ha enderezado el rumbo. En Jerez rodaron con más peso que ninguno de los grandes y terminaron a sólo una décima de Hamilton y tres por delante de Piquet. Según los cálculos de los ingenieros de Renault, BMW está un paso por delante a igualdad de condiciones. Si el Mundial comenzara mañana mismo, el R28 estaría más cerca de ser el quinto coche de la parrilla que el tercero. En su debut, y en las posteriores pruebas de Montmeló se colocó a espaldas de Ferrari y McLaren. Pero el problema es que el monoplaza se ha mostrado difícil de pilotar en dos de los tres trazados que ha visitado, Cheste y Jerez.

También hay que contar con la amenaza de Williams. Rosberg y Nakajima volvieron a realizar ayer buenos registros, los mejores del día, aunque tanto Renault como el resto de sus adversarios sospechan que hay un cierto tinte mediático y de cazapatrocinadores en sus registros. Lo bueno para Alonso es que, aunque poco, aún tiene tiempo para mejorar antes de Australia.

Su hándicap es que, a diferencia de Raikkonen y Massa, que probarán desde hoy el diseño definitivo del 16 de marzo en Albert Park, el asturiano sólo tiene una bala, el 25, 26 y 27 de febrero en Montmeló. Los cambios previstos, algunos de ellos solicitados desde diciembre por Alonso, aún no estaban terminados para esta primera semana de pruebas. Hoy, si el mal tiempo no vuelve a azotar Montmeló, Fernando sacará conclusiones sobre Ferrari. Si su equipo no cambia la tendencia, el objetivo de estar a tres décimas podría ser una utopía.

No hay comentarios:

Busca en Google